Archivos de la categoría ‘calle córdoba’

Esquinas: Córdoba y Vera Mujica

06-03-2008

Córdoba y Vera Mujica, ochava sudoeste. Una cúpula pequeña, curiosa, y un edificio recientemente restaurado:

Córdoba y Vera Mujica

Córdoba y Vera Mujica

Shopping navideño

13-12-2007

Shopping navideño

El Shopping Paseo del Siglo, sobre calle Córdoba, se viste de colores y motivos navideños. Como todo lo tradicionalmente navideño en Argentina, resulta algo ridículo: hojas de muérdago y coníferas, luces cálidas, todas esas cosas que son propias del invierno boreal y sus navidades, y no del sofocante verano del sur. La estación festiva lo requiere, sin embargo, como esas otras cosas impropias del hemisferio pero deliciosas, burbujeantes, o adorablemente cursis.

El centro del centro

16-11-2007

Córdoba y San Martn

A través de las columnas del Banco Nación, un niño avanza hacia el ombligo de la ciudad, el centro máximo, donde las dos calles peatonales de Rosario se cruzan.

Plaza Pringles

17-09-2007

Plaza Pringles

La Plaza Coronel Juan Pascual Pringles es un reducto tranquilo. Está justo donde Córdoba todavía no se anima a venderse del todo. Lo que solía ser la entrada a la Biblioteca Argentina “Dr. Juan Álvarez”, y que ahora es un jardín desordenado, le cubre las espaldas. Nadie se acuerda del nombre completo de la plaza y casi nadie debe saber quién es este coronel, que tiene nombre de papa frita pero desde luego no fue ningún papa frita.

Esquinas: Laprida y Córdoba

03-09-2007

Esquina de Laprida y Córdoba, Rosario, Argentina, mirando al sur

Urbi

08-08-2007

Palacio Minetti

Las estatuas con onda futurista/optimista del Palacio Minetti saludan, urbi et orbi… o eso quisieran. Cuando el Palacio fue construido habrá sido altísimo, inmenso, un monumento al Art Déco, y la verde pirámide que lo corona y que sirve a su vez de apoyo para estas figuras habrá sido visible desde kilómetros. Yo no las conocí hasta hace muy poco. La mayoría (lo sé sin una encuesta) no sabe que están ahí, nunca alza la vista por costumbre y mucho menos se va a molestar en doblar el cuello en un ángulo peligroso y poner el zoom de los ojos. Están perdidas. Saludan mirando al sur, a una ciudad que las puso allí para ser majestuosas y, de tan alto su pedestal, las terminó transformando en puntas, en remates indefinidos, en descubrimientos triviales para el explorador urbano.

The once optimistically futuristic statues of the Palacio Minetti, on Córdoba St., salute the whole city and the world, urbi et orbi… or so they hoped to do. When the Palacio was built, it must have been an immense monument to Art Déco, and the green pyramid that crowns it and serves as the stand for these figures must have been visible from miles away. Yet I didn’t know them until recently, and most still don’t; most won’t lift up their eyes and bend their necks trying to zoom in on them. They (the statues) are lost. They look south and waive to a city that put them there on a pedestal — a pedestal so high it turned them into mere crownings, spikes, trivial discoveries for the urban explorer.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.