Noche roja

Gata asomada a la noche roja

Las noches rojas de Rosario deberían ser famosas. Lo extraño es cuando ocurren en un invierno frío y destemplado, y no en el tradicionalmente agobiante verano húmedo o en un otoño lluvioso. A Clara, abrigada por un tapado blanco que le crece en otoño y se le cae en primavera, no le importó el frío mordiente ni la humedad… ni el apagón, que es la causa de que los árboles se silueteen contra el cielo sin ser difuminados por las luces de sodio de la calle. Sí le importó el flash, del que huyó dejando apenas un fantasma en su lugar. Hubiera sido una noche espectacular para ver las estrellas, sin iluminación artificial, pero fue una noche roja.

ロサリオの赤い夜空は有名なはずだろう。そんなに赤くは冬起きるのが普通じゃないけど。大抵、蒸し暑い夏か、雨がいっぱいな秋のときにある。クララちゃんは寒さでも停電でも心配しない。

Una respuesta to “Noche roja”

  1. Luciano Says:

    Es cierto, hace tanto que no paso un invierno alla que me habia olvidado de esa particularidad.
    La columna erizada de cables en el otro blog es particularmente extraña.
    Me pregunto cuando empezaran con el cableado subterraneo de una vez.

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: