Desde la terraza

Desde la terraza

La tranquilidad del viejo barrio. Las chimeneas oxidadas de un horno de panadería que ya no suelta humo. Subir a la terraza y mirar esas casas pequeñas, sencillas, algunas feas, otras de colores poco felices, fundiéndose en un horizonte de arbolitos.


A %d blogueros les gusta esto: