Espejo de agua

Espejo de agua

Por obra de la casualidad (origen del 50% de las cosas buenas de la vida) me encontraba en la inusual (para mí) situación de cruzar el Patio de la Madera con la última luz confusa del atardecer y por un lugar donde no se debe cruzarlo, sobre todo si ha llovido. El espejo del lago me ofreció un espectáculo y no lo pude rehusar.


A %d blogueros les gusta esto: