Archive for the ‘historia argentina’ Category

25 de mayo federal

01-06-2008

Acto del campo en Rosario por un paÃs federal, 25 de mayo de 2008

Acto del campo en Rosario por un paÃs federal, 25 de mayo de 2008

Acto del campo en Rosario por un paÃs federal, 25 de mayo de 2008

Este 25 de mayo doscientas mil personas pedimos ser escuchadas.

Anuncios

“Nosotros no sabíamos”

25-04-2008

'Nosotros no sabÃamos', muestra de León Ferrari

Nosotros no sabíamos, así contestaron muchos en Argentina cuando les preguntaron, luego del fin de la pesadilla, por qué no habían hecho nada cuando desaparecían personas, cuando aparecían cuerpos sin vida sin identificar, cuando personas con ideas contrarias a la dictadura resultaban “abatidas en enfrentamientos”. Es el título de una muestra de León Ferrari que pasó por Rosario, y que estuvo en el Museo del Diario La Capital. Las paredes están pobladas de cuadritos pequeños, montajes que Ferrari hace con grabados medievales representando el infierno y recortes de fotos periodísticas de los dictadores estrechando la mano de un obispo, de un empresario, de otros dictadores; composiciones donde aparecen los militares argentinos y oficiales nazis; collages con fotos de ceniceros oficiales de fragatas de la Armada y la imagen de un oficial torturador. Y los diarios: paneles inmensos con recortes ampliados, con la mentira o la ocultación o la autocensura saltándonos a la cara. Todos colaboraron. Todos sabían, sospechaban, temían.

Túnel Arturo Illia

14-08-2007

Túnel Arturo Illia
[English version]

Otro rastro, éste bastante brillante, de los días de gloria del tren.

El Túnel Arturo Illia fue construido como túnel ferroviario. Unía la estación Rosario Central, donde ahora está el Centro Municipal de Distrito Centro, con el puerto, donde ahora ya no está (porque se mudó al sur). Ignoro el nombre que le puso entonces el Ferrocarril Central Argentino, que lo empezó a construir en 1886 y lo utilizó por primera vez en 1890. En tiempos mucho más recientes, alguien homenajeó al presidente Arturo Illia poniéndole su nombre a una parte de la avenida costera de Rosario. Illia, en los ’60, tuvo la infeliz idea de que un presidente debía ser un defensor de los intereses de sus compatriotas y no un representante de su partido, un gerente de negocios de las potencias extranjeras o un títere de los militares (ningún otro presidente ha cometido ese error desde entonces). La continuación de esta avenida es el túnel, que pasa por al lado y por debajo del complejo Parque de España, el cual tiene bastante poco de parque y mucho más de ladrillo, pero en fin.

El túnel duró como tal mientras el ferrocarril funcionó. Luego las estaciones empezaron a cerrarse, y entre fusiones, nacionalizaciones, racionalizaciones y privatizaciones (todas ellas por el bien de la Nación, por supuesto) no quedó casi nada en pie del sistema. En 1968 (cinco años después de que los militares ejercitaran nuevamente, sobre Illia, la única función que han cumplido con asiduidad desde hace casi 80 años) el túnel se cerró y se utilizó como depósito y taller. En 1970 fue alquilado para usar parte de su espacio como discoteca. Después se lo abandonó. A fines de los ’80 pasó a ser propiedad de la Municipalidad y se abrió nuevamente, esta vez con asfalto en vez de rieles.

Another trace (this one’s quite bright) of the glorious days of the Argentine railway.

The Arturo Illia Tunnel was built to serve as a railway tunnel. It linked Rosario Central Station, where today the Central Municipal District Center is, to the port, which is no longer there (it moved south). I don’t know what was the name given to it by the Ferrocarril Central Argentino, which started building it in 1886 and used it for the first time in 1890. In much more recent times, someone paid homage to president Arturo Illia by naming a segment of the coastal avenue of Rosario after him. Illia, in the 1960s, had the idea that a president should be a protector of his compatriots’ interests, and not a representative of his own party, a business manager for foreign powers, or a puppet to the military (no other president has made the same mistake since). The continuation of that avenue is the tunnel, that passes by and beneath the Parque de España complex, which really has little in the way of parkland and a lot more in the way of bricks, but…

The tunnel went on being a tunnel while the railway worked. Then the stations began to be shut down, and amid mergers, nationalizations, rationalizations and privatizations (all of them conducted for the good of the Nation, of course), almost nothing was left of the system. In 1968 (five years after the military again exercised, this time upon Illia, the one function they’ve been fully committed to since the 1930s), the tunnel was closed and was employed as a storage area and workshop. In 1970 it was hired to use part of the space as a disco. Then it was abandoned. In the late 1980s it became property of the Municipality and it was re-opened, now covered with asphalt instead of rails.

Plaza 25 de Mayo

10-08-2007

Plaza 25 de Mayo, Rosario, Argentina

Plaza 25 de Mayo. Como Rivadavia en la columna, el nombre tiene poco que ver con nuestra historia local. El 25 de mayo de 1810 un grupo de gente en Buenos Aires tomó el poder, cansados de ser gobernados por delegados de un rey distante (y, en esos momentos, preso en una cárcel napoleónica), pero la noticia no nos llegó instantáneamente. La aldea conocida como Rosario era pequeña y poco significativa, pero tenía ya su plaza principal a pocos metros del río Paraná, sin monumentos, sin su municipalidad con puerta flanqueada por leones a la italiana, con una virgen en una capilla pero no una catedral. Rosario siguió siendo poco más que una posta en el camino entre las dos venerables ciudades coloniales (Buenos Aires al sur, Santa Fe al norte) durante décadas. Hoy en día nadie que llegue a la Plaza 25 de Mayo se sentiría de pronto golpeado por la revelación de estar en la plaza principal de la ciudad. Hay puntos más sensibles, más ruidosos. A lo mejor la simple acumulación de masas arquitectónicas en torno a este trapezoide urbano le impone un cierto silencio.

Plaza 25 de Mayo. Like Rivadavia in the monument, the name has little to do with our local history. On May 25, a group of people in Buenos Aires seized power, tired of being ruled by proxy by a distant king (who was also, at the time, in a Napoleonic jail), but the news didn’t reach us that quickly. The village of Rosario was small and insignificant, but it already had its main square close to the Paraná river, without monuments, without a town hall with doors flanked by Italian-style lions, with a chapel and a virgin but without a cathedral. Rosario continued to be little more than a stop in the way between two venerable colonial cities (Buenos Aires in the south, Santa Fe in the north) for decades. Today, no-one really walks into Plaza 25 de Mayo and is struck by the revelation of it being the city’s main square. There are more sensitive and more noisy spots. Maybe it’s the sheer mass of the architecture around it that imposes a measure of silence on this urban trapezoid.

Héroes

06-08-2007

Héroes

[English version]

¿Quiénes son los héroes en esta columna? Juguemos, si es posible, a identificar al elemento que no corresponde al conjunto.

En la década de 1820, Bernardino Rivadavia hizo un arreglo con firmas financieras británicas e hizo emitir bonos de deuda por un millón de libras esterlinas, de los cuales la ciudad y provincia de Buenos Aires sólo recibieron la mitad, que fue empleada sobre todo para hacer que Buenos Aires se pareciera más a París. En 1825 la deuda fue transferida al estado nacional. La terminamos de pagar, todos nosotros, en 1904, casi sesenta años después de que este miserable muriera en su exilio voluntario en España, dejando en su testamento el deseo de que su cuerpo no fuera nunca traído de vuelta a Argentina.

La columna que está en el centro de Plaza 25 de Mayo, nuestra plaza principal, no la mayor pero sí la más histórica, el viejo corazón de Rosario, fue erigida para conmemorar a nuestros héroes. Están San Martín, Belgrano y Moreno, y está Rivadavia, colado allí entre los próceres, por alguna antigua obsecuencia.

Who are the heroes in this monument? Let us, if possible, play the game of identifying the element that does not belong in the set.

In the 1820s, Bernardino Rivadavia (the confident-looking guy facing the camera) made an agreement with British financial firms and got the legislature of Buenos Aires to issue one million pounds sterling worth of debt bonds. The city and province of Buenos Aires only got half of that money, which was employed mostly to make Argentina’s capital look more like Paris. In 1825 the debt was transferred to the national state. We, all of us, finished paying it in 1904, almost sixty years after the bastard died in voluntary exile in Spain, leaving behind a will asking that his body be never brought back to Argentina.

The column that stands in the center of Plaza 25 de Mayo, our main square, was erected to commemorate our heroes. The Liberator, José de San Martín, who freed half South America from Spain, is there, and there’s also Manuel Belgrano, lawyer turned general, who gave all for his country and died in poverty, and there’s Mariano Moreno, our first radical thinker, a journalist, who was murdered at sea because he had the idea that Argentina should be an independent country.

And there’s Rivadavia, somehow planted amid the heroes.